Este apartado en vez de ser una Wikipedia es un ” Te lo cuento yo ”

 

Soy Luli Pampín. Me llamo Lucia y nací en Mendoza, Argentina. Soy la segunda hija de 5 hermanos. A los 12 años me trasladé a España por motivos laborales de mis padres. Allí me radiqué hasta el día de hoy. De chiquita bailaba y cantaba durante horas frente al espejo, era lo que más me gustaba, pero confieso que me daba mucha vergüenza hacerlo en público.

A los 18 años inicié la carrera profesional en el cuerpo del ejército donde me aficioné al deporte. Pero dada mi marcada pasión musical y artística, lo compaginé participando en el coro del conservatorio, estudiando baile, pintura, escultura repostería y artes marciales.

 

Inicios  

 

A los 25 años fui madre de un niño, lo que dio un vuelco a la percepción de mi mundo. Dejé de sentirme identificada con el estilo de vida que llevaba hasta entonces. Tenía muy claro que quería dedicarle más tiempo a mi hijo y necesitaba un cambio, un giro en mi vida. Este momento tan hermoso de la maternidad, coincidió con otro más difícil; surgieron adversidades en mi camino que pusieron a prueba mi fuerza, mi tenacidad y voluntad para salir adelante. También mi creatividad, porque fue allí cuando en mi interior comencé a buscar y nació el proyecto de mi Luli Pampín.

 Pero como les había contado antes, bailar, cantar, actuar en público o incluso delante de mi familia me daba mucha, muchísima vergüenza. Los ojitos de mi hijo fueron mi primer público. Y ante su mirada inocente y llena de amor, me di cuenta de todo: ¿Vergüenza? ¡¡ya no había cabida para ella!!  Esa gran enemiga mía, ese sentimiento corrosivo que me acompañó taaaaaantos años, debía irse para dar lugar al gran cambio. Las ganas y el amor de cantar con mi bebé, esos hermosos momentos de baile que compartíamos siguiendo a Xuxa en la pantalla, me dieron la fuerza y el valor que necesitaba. Mi hijo fue y será mi mayor motor.

 La maternidad me despertó, me hizo florecer. Empecé a leer, a investigar, llena de ansias para comprender el mundo infantil. Ese fue el primer paso luego de vencer el obstáculo del temor. Seguí con firme determinación. Estaba decidida a dedicarme a los niños en cuerpo y alma. Trabajé dando clases de baile a los pequeños en los colegios, ésto me dio mucha experiencia para conocerlos de primera mano. Hice kilómetros y horas de viaje para dar clases de interpretación, me anoté y empapé en todos los cursos sobre la materia infantil que me fue posible. En mi casa tengo el mejor maestro pues paso junto a mi hijo los mejores años. Los de verlo crecer, contenerlo, enseñarle, vivir juntos aventuras en un mundo de fantasía. Cuando somos padres nos convertimos en cuenta cuentos, cantantes, magos, payasos, bailamos como locos, somos trapecistas, ponemos voces raras o muecas imposibles, somos actores, nos inventamos juegos. Esos niños que llegan a nuestras vidas, despiertan en nosotros mismos los niños que éramos, llenos de ganas de vivir y ser mejores. Nuestros sueños parecen renacer y ser más brillantes aún. Por eso la imaginación se convirtió en mi bandera, pues es la ventana por la cual entramos al mundo de los pequeños. Una imaginación fértil donde crece la creatividad, fuente infinita donde se estrena el universo en cada cabecita. Reencontrarte con el niño/niña que fuiste, revivir la pura y limpia inocencia del ser humano, eso es de alguna manera ser mamá o papá. Un regalo maravilloso que sólo puede entenderse cuando lo abres.

 

Nacimiento de Luli:

 

Junto con mi hermano menor Sebas fueron surgiendo y tomando forma las ideas; él me acompañó cuando le pedía que me grabe una y otra vez, me enseñó a utilizar la PC para editar, me escuchó y ayudó en la creación del personaje, hizo de público, prestó su hombro para todo, le estaré eternamente agradecida. Así como él hubo mucha gente que me apoyó y eso alimentó mi entusiasmo y confianza, pero también hubo quienes no lo hicieron y sin embargo, también contribuyeron sin saberlo, a darme fuerzas.

 En agosto del 2016 subí mi primer video a YouTube, lo grabamos usando una caja enorme de cartón pintada con spray como cajita musical y la luz del sol en el patio de mi casa. Cuando empiezas un proyecto no sabes si funcionará, pero nadie gana si no cree en sus sueños. Y yo creía. Estaba decidida a propulsar con mi energía, todos los cambios que me llevaran al éxito. Fueron dos años de trabajo arduo, solitario, apostando cada día en Luli. No quería darme por vencida, hay que darle tiempo a las oportunidades.

Alberto Mantovani, productor de Alman Kids / Alman Music, se puso en contacto conmigo tras ver los vídeos de Luli interesándose en mi trabajo. Viajé a Italia para conocernos y desde entonces es mi productor. Es increíble las vueltas de la vida, que parece siempre llevarnos a recorrer caminos que de alguna u otra manera ya son nuestros, pues mi Nono siempre soñaba con regresar a Italia. Además de ser argentina, tengo raíces españolas e italianas y una partecita chilena. Cada vez que grabo canciones vuelo a Italia, y de esa manera creo una conexión con estas historias que me pertenecen. Uno caminos. En Italia me encuentro con gran equipo humano de músicos, entre ellos el gran Stefano Dall’ Osso o El coro de La Brigata Canterina que canta conmigo. Tengo el gran placer de cantar canciones de compositores muy talentosos, además de que en mi crecimiento compongo mis propias canciones. Estudio italiano con mi tía Alejandra también radicada allí, que es una gran Profesora, permitiéndome de esta manera comenzar a cantar también en este idioma.

Mis trajes han ido evolucionando a medida que mi personaje también lo ha hecho. De una bailarina de cajita musical a la súper heroína de la imaginación de los pequeños. Todos los diseños son de mi autoría y es algo que me gusta mucho, la parte de crear mi propio vestuario. Me gusta la filosofía de tener constancia y dar pasitos pequeños, pero sin pausa, esfuerzo y amor. La perseverancia que hace que nazcan logros. Al día de hoy tengo el honor de contar con un equipo increíble en este proyecto: El Prestigioso productor musical Alberto Mantovani, el super artista Moide quien se encarga de toda la parte de diseño gráfico / animación, que construye el mundo mágico y los personajes que me acompañan en cada vídeo, y la maestra infantil y escritora Laura Melano, mi asistente personal. Somos un gran equipo, somos una familia, cada uno es un pilar importante de Luli Pampín. Y por supuesto todos y cada uno de los niños y familias que desde sus hogares, desde tantos puntos diferentes del mundo, me prestan su mirada y atención cada día, con su imaginación encendida para que Luli cumpla sus sueños.

Actualmente estoy radicada en Madrid, cuento con millones de subscriptores y visitas en Youtube, he publicado dos discos “Bienvenidos” y “Canciones y juegos con Luli Pampín” hay otro navideño que está en el horno a puntito de estrenarse. Preparamos un show musical para Teatro que saldrá a ruedo dentro de muy poco.  Tengo una tienda online que además guarda muchas sorpresas que están por venir entre ellas una colección de libros. Seguiré avanzando junto a ustedes en este maravilloso camino. 

De una cajita musical salí una vez, siendo una bailarina. Fue el súper poder de la imaginación, que me dejó quedar al lado de sus pequeños para cantar y bailar cada día. Desde entonces, el poder de su imaginación me convierte cada vez más en la súper Luli Pampín porque siempre tengo energía y alegría para seguir llegando a todos sus hogares con mis canciones. Imagina con entusiasmo, atrévete a soñar, llénate de amor. No hay poderes más fabulosos. Gracias a ellos estaremos juntos en esta aventura